Programa de televisión

Los últimos tenderos


¿Sabíais que en nuestra ciudad 14.000 locales comerciales están vacíos? Aunque la crisis de 2008 parece que remite, lo único real es que la tendencia al cierre del pequeño comercio persiste. Parece que las tiendas físicas no desaparecerán del todo, pero deberán buscar nuevas formas de atraer a sus clientes. Un trato cercano, la calidad de los productos, y la especialización pueden ser la clave para no tener que echar el cierre. Esta semana Luis Vegas, reportero de MCY, programa producido por Telemadrid en colaboración con El Torreón de Sol coge su cámara para mostrarnos algunos de los negocios más curiosos de Madrid, alguno de ellos con hasta tres generaciones tras el mostrador

¿Sois conscientes de que el balón de fútbol tal y como lo conocemos hoy, se inventó en Madrid? Pues sí, fue ideado en una tienda de la calle Conde de Peñalver. Su dueño, Blas Pardo, creó en 1950 una revolucionaria válvula que consiguió que el balón fuera completamente redondo y además se inflase mejor. Su afición por el fútbol le llevó a relacionarse con varios jugadores e incluso llegar a ser portero del At. de Madrid. Su revolucionario invento se estrenó en el Mundial de Brasil de 1950, prueba que superó con éxito para convertirse en el balón oficial de todos los campeonatos y torneos posteriores. Una tradición que rememoran ahora su hijo y su nieto, también llamados Blas, desde la tienda Deportes Cóndor.

Seguro que más de una vez os habéis fijado en una tienda situada en la calle Irún cuando bajáis hacia la cuesta de San Vicente. Pues es real. Su dueña se llama Josefina y hace 35 años que se le ocurrió la idea de montar la única tienda de material contra incendios que hay en Madrid. Solamente pasar por su puerta merece la pena, en la entrada te recibe un bombero vestido de amarillo y rojo que se ha convertido en un icono del centro de la capital. En el interior podemos encontrar desde los extintores más curiosos y modernos, a alarmas contra incendios, detectores de humo, y hasta sobres ignífugos para guardar testamentos…

Si hay un tendero al que todos conocen en Canillas es Fernando, también llamado el ‘pollero rumbero’… seguro que ya os vais haciendo una idea de a lo que se dedica. Nacido en Jaén, a sus 62 años sigue sacando su guitarra que guarda bajo el mostrador mientras despacha a los clientes el pollo, los huevos frescos o una ración de croquetas… Todo un espectáculo digno de ver. Fernando empezó desde muy joven como aprendiz en el oficio con su antiguo jefe al que después le compraría el puesto. Sus compañeros del mercado Nápoles están encantados. De casta le viene al galgo, de familia de artistas, el ‘pollero rumbero’ ha sacado ya dos discos al mercado.

Nuestra siguiente tienda es de Guiness. Hablamos de una corsetería abierta en 1925 en la emblemática calle de Toledo, tiene el récord Guiness al sujetador más grande del mundo, nada más y nada menos que 2 metros de contorno. También llegaron a vender picardías de hasta 3 metros de perímetro. Un dato curioso, la Corsetería La Latina fue protegida por Patrimonio Nacional, la trastienda cuenta con un pasadizo secreto que sirvió de refugio para los vecinos del edificio durante los bombardeos de la Guerra Civil.

Y a menos de dos kilómetros de aquí nos encontramos con un comercio donde venden algo muy especial ¿Os habéis preguntado alguna vez dónde se fabrican las carteras que llevan los ministros? Situada en la calle Hortaleza, Tarín era una tienda de bolsos y maletas que abrió hace 40 años. El destino quiso que 10 años después sus dueños recibieran un encargo muy especial, cuando una funcionaria del Congreso pasó justo por delante de su escaparate y los eligió para hacer las tan fotografiadas e importantes carteras. ¿Queréis saber cuánto cuestan? ¿De qué material están hechas?

Pero éstos no son los únicos, ¿queréis conocer al resto? Todos ellos son los protagonistas esta semana de Mi cámara y yo: ‘Los últimos tenderos’

Deja un comentario