Programa de televisión

Revive MCY



Madrid demuestra ser una ciudad infinita y Mi Cámara y yo, uno de los programas más veteranos de Telemadrid, aún consigue sorprendernos descubriendo el lado más cercano pero también más desconocido de nuestra comunidad.


Durante la temporada 2016-2017 nuestras reporteras entraron en la vida de los madrileños para mostrarnos imágenes tan insólitas como el Madrid más “Raro, raro” que nos permitió acceder a la imponente iglesia ortodoxa del barrio de Hortaleza o a una casa excavada durante 28 años en una piedra de Alcolea del Pinar. Impresionante también fue ver a 30 personas quemándose a lo bonzo solo para nuestro capítulo “Madrid bate récords” o los sorprendentes animales de compañía de “Mi familia es bestial”, programa en el que conocimos a una cierva que incluso va con su dueño al bar, o a la vaca Chanel, que comparte hasta sofá con la familia que la cuida.


Otra imagen que no olvidaremos, y aún menos su protagonista, es la de Mari Carmen, una jubilada de 70 años amante de las alturas que en “Nunca es tarde” se tiró por primera vez en paracaídas. Pero sin duda, la más hilarante y especial, fue ver a una pareja de auténticos chulapos enseñando a bailar el chotis a un simpático grupo del Hogar del jubilado chino para el especial “Lo más chulapo de Madrid” que plasmó como nunca las fiestas de San Isidro, nuestro patrón.

Porque Madrid también es lugar de celebración y entre nuestros principales acontecimientos no podía faltar el fútbol. Esta temporada vivimos los nervios previos a la final de la Copa de Europa en “A por la Champions”, y vestimos a nuestras reporteras de mamá Noel para nuestro especial de Navidad en el que descubrimos las cenas más especiales, el mejor roscón, la casa particular más iluminada de Madrid y a Paloma, una peculiar profesora que ostenta el récord de papás noeles en casa.


Aunque si hablamos de celebrar, el WorldPride 2017 fue uno de los eventos más importantes del año.Esta fiesta atrajo a casi cuatro millones de visitantes y en “El orgullo de Madrid” vivimos de pleno los preparativos y pudimos contar la historia de un barrio, antes denostado y ahora de moda gracias a vecinos como Charo, una jerezana de 66 años famosa por vender con mucha gracia lencería masculina de lo más atrevida. Es uno de los personajes entrañables de Madrid con los que nos hemos cruzado esta temporada. Junto a ella otros tantos como las monjas tuiterasque conocimos en “Por el amor de Dios” o Simon Manley, el mismísimo embajador de Reino Unido, el más abierto y simpático de los que visitamos en “Su exmo sr. Embajador”, un programa que nos permitió también acceder a la embajada de Irán, un territorio hasta ahora nunca visto en televisión.


Pero más allá de la fiesta, también hemos querido reflejar las principales preocupaciones de los madrileños, como la vivienda (“¿Se compra? ¿Se vende?), o cómo llegar a fin de mes (“Dinero fácil”). Este capítulo nos mostró posibilidades tan variopintas como ser donante de semen o modelo de manos para sacar un extra que otros logran comprando o vendiendo en uno de los 200 mercadillos fijos de nuestra comunidad.

En “Al mercadillo” visitamos entre otros dos con mucho contraste: el de Leganés, al sur, y el de Majadahonda, en la zona noroeste.Pero también nuestros mercados (“Del mercado al mercadillo”) donde descubrimos que el más grande de Europa es nuestro mercado de Maravillas, o que Mercamadrid es el segundo almacén de pescado más grande del mundo solo superado por el de Tokio.


Y por supuesto no olvidamos el Madrid de ensueño. Lugares donde perderse, desconectar y por qué no, soñar. Desde “Mansiones con historia” a “Hoteles de moda”. Antiguos palacios o conventos reconvertidos en increíbles alojamientos y los lugares más especiales para hacer una escapada de impresión (“Planes con encanto”) como el castillo medieval de Cuenca donde llegó a reposar el infante Don Juan Manuel, sobrino de Alfonso X el Sabio.

Porque si Madrid presume de algo es de ser una comunidad que acoge y también quisimos reflejar las diferentes caras de una de nuestras principales fuentes de ingresos. Viajeros, hosteleros, vecinos y las nuevas plataformas de alquiler turístico nos mostraron como es “Vivir del turismo” en una ciudad cosmopolita pero que aún lucha por conservar sus tradiciones, como oficios de toda la vida que también quisimos retratar en Mi Cámara y yo. Desde los casi extintos que se realizan “A pie de calle”, con el famoso limpiabotas de Gran Vía o Angelines, la castañera por excelencia de Madrid; a “Oficios en extinción”, como piñoneros, recolectores de mimbre, hilanderas e incluso un afinador de cencerros reclamado entre los ganaderos para reconocer así a sus reses.

Todo sin olvidar clásicos como nuestro Rastro o el parque del Retiro, eso sí, con una mirada diferente como la que nos enseñó “Azoteas”, un programa plagado de historias de altura: sesiones de fotos, trabajos de infarto, luminosos que ya son parte de nuestro paisaje urbano, e incluso deshollinadores al más puro estilo Mary Poppins. De Madrid al cielo, y Mi cámara y yo para verlo.

El programa está producido por Telemadrid en colaboración con ‘El Torreón de Sol’, una productora audiovisual con más de 20 años de experiencia en el sector.

Muy pronto volverá ‘Mi cámara y yo’ para seguir descubriendo otro Madrid.

Deja un comentario